7 maneras de maximizar la vida útil de los frenos de tu vehículo

Todos los conductores saben que los frenos son cruciales cuando se trata de la seguridad y la funcionalidad de un automóvil, pero muchos no se dan cuenta de que sus hábitos de manejo pueden afectar la duración de estos componentes. De hecho, luego de comprar un auto nuevo, hay múltiples factores que pueden influir en la vida útil del sistema de frenos.

Por ejemplo, tanto el estilo de conducción como la ubicación geográfica tienen un impacto en la longevidad. Si vives en un área con mucho tráfico, probablemente vas a utilizar los frenos con más frecuencia que alguien que vive en una zona rural y donde no hay mucha afluencia de vehículos. Por otra parte, la calidad de las piezas en el sistema de frenos podría afectar su vida útil.

Aunque algunos factores están fuera de tu control, existen muchas prácticas que pueden ayudarte a maximizar la vida útil de los frenos. Por ello, en el siguiente artículo de Mundo Guillermo Morales, te enseñaremos 7 maneras para aprender a cómo cuidar los frenos de un auto.

  1. No exageres al acelerar

El mayor enemigo de los frenos es la velocidad. Cuanto mayor sea tu velocidad, mayor será el esfuerzo requerido por el sistema de frenos de un vehículo para detenerte por completo. De hecho, se necesita aproximadamente un 33% más de energía (y más material de freno) para detener un vehículo que viaja a 65 mph que a a 55 mph. 

Es por ello que es recomendable manejar al límite de velocidad e incluso considerar aplicar una técnica llamada inercia, la cual veremos en el punto a continuación.

  1. Practica la inercia

La inercia es una técnica en la que quitas el pie del acelerador y dejas que el vehículo disminuya la velocidad de forma natural antes de aplicar los frenos. Debes considerar que esta técnica no es apropiada para todas las situaciones en el camino, pero tiende a funcionar bien cuando te estás preparando para girar, si ves que se aproxima un semáforo en rojo, o estás a punto de entrar en tráfico.

  1. Un solo pie, por favor

Cuando se trata de usar los frenos, debes aplicar solo en un pie. Probablemente hayas visto un automóvil acelerar con las luces de freno iluminadas y puede resultar ser bastante confuso para ti. Este es un resultado directo de que el conductor presiona el pedal del freno con el pie izquierdo mientras presiona simultáneamente el pedal del acelerador con el derecho.

Esta práctica desgasta continuamente las almohadillas y deforma los rotores del sistema de frenos. ¡Nuestros expertos recomiendan usar solo tu pie derecho mientras conduces!

También te interesará: 5 tips de manejo para prolongar la vida útil de tu motor. 

  1. No te pegues mucho a los otros vehículos

Pegarte mucho a los vehículos delante de ti no es algo bueno. Frenar cada vez que alguien frente te hará frenar innecesariamente y provocará que tus frenos se desgasten más rápido. En cambio, considera la técnica de inercia mencionada anteriormente y respeta los espacios (mantente aproximadamente 2 metros lejos del vehículo que está al frente tuyo).

  1. Menos peso es mejor

Sobrecargar un vehículo y agregar peso adicional puede afectar significativamente la vida útil de tus frenos. Considere solo llevar los artículos necesarios mientras dejas el resto en tu hogar.

Además, ten en cuenta el peso de los productos o accesorios que deseas comprar antes de instalarlos por completo, ya que dichas piezas pueden ser muy pesadas. 

  1. Reemplaza el líquido de frenos a intervalos regulares

El líquido de frenos atrae naturalmente el agua, lo que puede reducir el punto de ebullición del líquido general dentro del sistema de frenado. Además, si este se diluye, hay una disminución significativa en el rendimiento de frenado. 

Debido a que la humedad añadida proveniente del agua exterior también puede conducir a la corrosión interna, también provocaría que partes del sistema de frenado se pudran literalmente. Para evitar que esto suceda, es recomendable reemplazar o limpiar el líquido de frenos a intervalos regulares.

La industria automotriz aconseja realizar un lavado de líquido de frenos cada dos años. Para obtener las recomendaciones específicas del fabricante, habla con tu concesionario sobre la marca y modelo de vehículo que tengas. De esta manera, obtendrás una respuesta más rápida.

  1. Asegúrate de obtener las piezas correctas para su vehículo

Los avances tecnológicos continúan mejorando el rendimiento de frenado al tiempo que agregan complejidad a estas partes. Muchas de estas partes están siendo diseñadas para usos muy específicos. 

Para garantizar de que las piezas que estás considerando comprar como repuestos son la mejor opción para tu vehículo, analiza tus opciones con alguno de nuestros técnicos certificados antes de realizar una adquisición.

Inspecciones certificadas

Hay algunos problemas de frenos que solo un especialista podrá detectar. Asegúrate de tener frenos seguros y completamente funcionales al estar al día con el mantenimiento regular. Puedes optar por una inspección más profunda del sistema de frenos para ver; por ejemplo, si las pastillas están desgastadas de manera uniforme.

 

Si deseas más información sobre nuestros SUVs, Crossover, minivans o cualquiera de nuestros vehículos usados, nuevos y servicios de mantenimiento automotriz, comunícate con nosotros y te responderemos a la brevedad.

¿Qué te parecio este artículo?

Click para calificar

Promedio de calificación 0 / 5. Calificaciones totales 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sea el primero en calificar esta publicación.