¿Alguien te ha dicho alguna vez que no puedes juzgar un libro por su portada? Este dicho se suele decir para advertir que no puedes decir nada sobre una persona en función de su apariencia, lo que lleva puesto, o lo que conduce. Esta regla también aplica a la industria automotriz.

Al momento de comprar un automóvil, no solo puedes basarte en la apariencia, o lo que hayas escuchado sobre una marca y modelo en particular. En la mayoría de los casos, no puedes juzgar a simple vista si un auto, camión o SUV determinado es seguro o no.

Hay cuatro factores principales que debes investigar y considerar al buscar un vehículo seguro: la resistencia al choque, peso del vehículo, centro de gravedad y equipo de seguridad. En el siguiente artículo de Mundo Guillermo Morales, te mencionaremos dichas consideraciones que te ayudarán a encontrar el auto seguro para ti.

Investiga sobre clasificaciones de pruebas de choque

Existen dos entidades diferentes que realizan pruebas de choque en vehículos nuevos.

– La Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) es una agencia que mide la seguridad de los vehículos con los estándares que actualizó por última vez para los modelos del 2011. La NHTSA utiliza un sistema de calificación de 5 estrellas para comunicar los resultados de las pruebas de choque a los consumidores.

– El Instituto de Seguros para la Seguridad Vial (IIHS) es una organización sin fines de lucro financiada por compañías de seguros de automóviles. Ha establecido estándares de protección contra choques más estrictos que la NHTSA y actualiza regularmente los requisitos para que un vehículo obtenga una codiciada calificación de “Selección de seguridad superior”. Adicionalmente, posee estándares de eficacia para la asistencia a la conducción y las tecnologías para evitar colisiones, como la advertencia de colisión frontal, el frenado automático de emergencia y otros. El IIHS califica la accesibilidad a anclajes inferiores y correas para niños (sistema LATCH), la efectividad de los faros y la resistencia al aplastamiento del techo de un vehículo.

Esta última medida mencionada es importante en caso de que un vehículo vuelque en una colisión. Por ejemplo, para determinar la posibilidad de que esto suceda, la NHTSA proporciona una calificación que predice la capacidad de un vehículo para resistir un evento de vuelco en un accidente.

Antes de comprar un vehículo, es importante consultar ambos conjuntos de clasificaciones de prueba de choque para saber qué tan seguros son.

También te interesará: Cómo cuidar tu auto si no lo manejarás por un largo tiempo.

1. Considera los vehículos más pesados

Cuanto más pesado sea tu vehículo, mejor te protegerá en una colisión. Las clasificaciones de prueba de choque para un vehículo determinado son válidas en comparación con otros vehículos de un tamaño y peso similares. Es por ello que, en una colisión que involucra un vehículo grande y un vehículo pequeño, el vehículo grande generalmente resultará con menos daños.

Si la seguridad es importante para ti, entonces es recomendable que compres el vehículo más pesado que puedas y que entre dentro de tu presupuesto. Solo ten en cuenta que los vehículos más pesados ​​ tienden a tener una eficiencia distinta de combustible, la cual variará según tu estilo de conducción.

2. Mientras más nuevo, mejor

mas-nuevo-mas-seguro

Debajo del revestimiento exterior de un automóvil, encontrarás su estructura o arquitectura. La mayoría de los vehículos usan acero para el cuerpo, aunque también suelen emplearse otros materiales, como aluminio y fibra de carbono. Estos materiales más caros se encuentran típicamente en vehículos que requieren de un mayor presupuesto.

Durante los últimos 20 años, las compañías automotrices han logrado avances significativos en el diseño de la arquitectura de vehículos. Desde diseñar zonas de deformación y caminos de dispersión de energía de choque hasta emplear acero de alta resistencia y ultra alta resistencia en áreas específicas. Gracias a todas estas mejoras, los autos nuevos son mucho más seguros que hace una década.

Por lo tanto, si la seguridad es importante para usted, entonces querrá conducir un vehículo más nuevo.

3. Considera mejor un auto con un bajo centro de gravedad

Como ya te lo mencionamos, otro factor que debes considerar es la clasificación de resistencia al vuelco de un vehículo. Tanto la NHTSA como el IIHS califican a los vehículos por su probabilidad de volcarse. Los accidentes de vuelco pueden ocurrir debido a entradas de dirección repentinas, deslizamiento en carreteras mojadas o heladas, o una colisión.

Cada choque es diferente, pero dadas las mismas circunstancias, es menos probable que un vehículo con un centro de gravedad más bajo se vuelque en comparación de un vehículo con un centro de gravedad más alto. En palabras sencillas, mientras un auto tenga una altura mayor del suelo, es probable que tenga un centro de gravedad más alto.

4. Equipo de seguridad

equipos-seguridad

Los vehículos modernos están cada vez más equipados con tecnologías de seguridad diseñadas para evitar que se produzca una colisión. Se requiere control de estabilidad en todos los vehículos nuevos. Incluso los autos, camiones, SUVs y furgonetas ahora vienen equipados con una cámara de retroceso.

Además de estas tecnologías, muchos fabricantes de automóviles buscan voluntariamente mejorar la seguridad al ofrecer características como advertencia de colisión frontal, frenado automático de emergencia, advertencia y prevención de cambio de carril, advertencia de punto ciego y sistemas de alerta de tráfico cruzado trasero.

Otros factores importantes

Más allá de las características discutidas anteriormente, debes cuidar adecuadamente tu auto para disfrutar de una seguridad óptima. Los neumáticos desinflados, las luces rotas, las ventanas sucias y los frenos gastados pueden contribuir a una mayor probabilidad de pérdida de control y colisión.

Conducir ebrio, con sueño y distraído también podría poner en riesgo tu bienestar y la de tus pasajeros. Es una mala idea y nada bueno resulta de eso.

¿Qué auto o camioneta comprar?

Lo que compres dependerá de tu presupuesto, necesidades prácticas y requisitos de servicios públicos. Sin importar qué, debes adquirir el automóvil, camión, o SUV más seguro que puedas. Además, asegúrate de que tenga una alta calificación tanto en las pruebas de choque de la NHTSA como del IIHS y en términos de clasificaciones de resistencia al vuelco.

Además del consumo de combustible, el diseño del vehículo, la comodidad interior, los niveles de rendimiento preferidos, y otros factores que guían tu decisión de compra, vale la pena enfatizar en la seguridad durante el proceso de toma de decisiones.

Si deseas más información sobre nuestros sedans, camionetas, crossovers, o cualquiera de nuestros vehículos usados o nuevos y servicios de mantenimiento automotriz, comunícate con nosotros y te responderemos a la brevedad.