¿Qué es lo primero que observas cuando buscas comprar un auto usado? Existen cosas que todo comprador busca, Para algunos puede ser más interesante la parte externa, para otros el kilometraje, pero para otros es el cuidado que se tiene con detalles pequeños como la alfombra del vehículo. ¿Por qué? Porque si el dueño de ese auto tuvo el suficiente cuidado como para mantener impecable y sin daños, una parte tan usada como la alfombra, entonces quiere decir que ha sido muy cuidadoso con el resto del automóvil. Son pequeñas cosas que te dan una idea del todo.

Ahora bien, si piensas vender tu auto usado y quieres dar la mejor impresión al comprador, entonces necesitas saber cómo limpiar la alfombra, ya que esto puede ayudar a que tu automóvil luzca y huela como si fuera un auto nuevo. Recuerda que nuestros pies transportan diferentes suciedades y materias, todo esto suele impregnarse en la alfombra, puesto que es imprescindible lavarlo cada cierto tiempo.  A continuación, la Automotora Guillermo Morales te brindará tres pasos clave para limpiar y mantener la alfombra de su automóvil como nueva.

Prepara el interior

Antes de empezar con la alfombra, organiza el interior y recoge los objetos sueltos que estén dispersos en el automóvil (recuerda mirar debajo de los asientos). Elimina todas las cosas que puedas y luego quita las alfombrillas del piso y sacúdelas bien para eliminar cualquier tipo de suciedad. Luego, colócalas junto a tu automóvil en un área limpia y seca.

A continuación, agarra una aspiradora y manos a la obra. Asegúrate de pasarla debajo de los pedales y asientos, y presta especial atención a cualquier migaja, basura o suciedad escondida en las grietas.

Prepara el interior

Quita las manchas de la alfombra del automóvil

Una vez que hayas limpiado el interior completamente, dirige toda tu atención a la alfombra. Existen muchas buenas opciones de champú para alfombras que eliminarán las manchas difíciles y no crearán decoloración.

Rocía el champú para alfombra sobre la misma, siguiendo las instrucciones de la etiqueta. Haz movimientos circulares con un cepillo una vez que hayas echado el champú. Si estás tratando de quitar las manchas, es posible que debas repetir esto una o dos veces para lograr un buen resultado. Recuerda no usar demasiado champú a la vez; la alfombra no se secará tan rápido, y el exceso de humedad puede provocar moho más adelante.

Quita las manchas de la alfombra del automóvil

Una vez que hayas lavado bien la alfombra, déjala secar y espera un par de horas para que finalice este proceso. Para acelerar las cosas, usa una toalla seca y presiónala contra la alfombra para absorber el exceso de humedad y luego deja que se ventile. Tu mejor opción es estacionar tu automóvil en un área soleada y dejar las puertas abiertas para que la alfombra se seque más rápido. Asegúrate de que sequen completamente antes de cerrar puertas y ventanas.

Una vez que hayas terminado de lavar, aspira tus alfombras una vez más cuando estén casi secas. A menudo, cuando se lava con champú, la suciedad oculta en las rendijas de la alfombra comienza a emerger a la superficie. Aspíralo antes de volver a conducir para evitar que esta suciedad cause manchas en el futuro.

Limpia el vehículo

Mientras esperas a que seque, limpia el resto de suciedad que se podría encontrar debajo de donde colocas usualmente la alfombra. También podrías limpiar la alfombra de tela que pones encima, basta con repetir el mismo proceso que te explicamos anteriormente.

Limpia el vehículo

La limpieza de las alfombras de su automóvil debe hacerse con regularidad, al hacerlo, la alfombra durará más y ayudará a que su auto se vea mejor. Si bien la limpieza es una parte importante de la imagen, la protección es otra.

La Automotora Guillermo Morales es una de las más importantes de Chile y tiene la mejor selección de automóviles usados en venta. También ofrece servicio técnico por marca, financiamiento y seguro automotriz. Si deseas más información sobre alguno de nuestros vehículos usados, nuevos o servicios, comunícate con nosotros y te responderemos a la brevedad.