Al comprar un auto nuevo o usado, debes saber que siempre habrá algunas partes de tu vehículo que siempre estarán expuestos a los elementos naturales, como lo es el sistema de escape

La mayoría de los conductores tienen dificultades para evitar que el sistema de escape de sus autos se oxide. Los tubos de escape suelen verse afectados por la humedad tanto del interior como del exterior, lo que no solo acelera el proceso de oxidación, sino que puede causar daños permanentes.  

La humedad queda atrapada debido al barro, la suciedad, el alquitrán y otros tipos comunes de partículas que se levantan en la parte inferior de tu vehículo mientras conduces por la ciudad o una carretera. 

En el siguiente artículo de Mundo GM, te mencionaremos algunas formas que te ayudarán a evitar que el tubo de tu auto se oxide.

Causas del óxido

El óxido se produce en un tubo de escape cuando la humedad queda atrapada en la superficie del metal por el barro y la suciedad o cuando se permite que la humedad permanezca en la parte superior del metal donde eventualmente puede corroer el material. 

En áreas con inviernos fríos y nevados, la sal se usa a menudo en las carreteras para combatir el hielo y la nieve. Si la sal entra en contacto con los sistemas de escape de un vehículo, puede muchísima más corrosión. Muchos sistemas de escape están hechos de acero inoxidable, que es más resistente al óxido que el acero normal. Sin embargo, incluso el acero inoxidable puede oxidarse eventualmente y de manera más rápida si no recibe los cuidados necesarios.

1.  Limpia periódicamente el tubo de escape

limpiar-tubo-escape

Una forma de evitar el óxido es limpiar periódicamente el tubo de escape con un desengrasante o un limpiador suave. Levanta la parte trasera de tu auto o agáchate para que tener acceso a esta parte.

Retira la suciedad con una manguera y agua. Luego, rocía el limpiador si está en una botella rociadora o sumerge un trapo en un balde de agua y lave el tubo de escape. Asegúrate de limpiar alrededor de las soldaduras y las abrazaderas que mantienen unido el tubo de escape con tu auto. 

Una vez que esté limpio, sécalo bien con un trapo limpio y seco. El enjuague de rutina contribuirá en gran medida a prevenir la formación de óxido en el sistema de escape, ya que elimina la mayor parte del polvo, la suciedad y otros desechos que causan la oxidación. Estas partículas de la carretera tienden a atrapar la humedad contra el metal en tu sistema de escape y permiten que se forme óxido.

2. Rocía una solución contra la corrosión

Rociar este tipo de solución en la parte inferior de tu vehículo, especialmente en el tubo de escape, es una de las formas más fáciles de prevenir la corrosión no solo en esta área, sino en todo el chasis inferior.

3. Opta por un sistema de escape de alta calidad

La mayoría de los tubos de escape están hechos de distintos metales, pero los mejores son de acero inoxidable. Aunque el acero inoxidable no es 100% resistente al óxido, puede resistir el proceso de oxidación mucho mejor que otros tipos de aleaciones con los que se fabrican comúnmente los sistemas de escape. 

También te interesará: ¿Con qué frecuencia debo revisar el sistema de frenos?

4. Pinta el tubo de escape

pinta-tubo-escape

Algunas personas afirman que han tenido mucho éxito en la prevención de la formación de óxido en sus tubos de escapes al pintarlos profesionalmente. Si vas a probar este método, asegúrate de hablar con tu mecánico sobre el cuidado adecuado y sobre las pinturas para metales que resisten las altas temperaturas. De esta manera, te asegurarás de que el recubrimiento dure el mayor tiempo posible.

5. Asegúrate de encerar

La cera es otro método para prevenir la oxidación que puede ser eficaz si se aplica con regularidad. Una capa de cera evitará que la humedad, la sal, el barro y otras partículas que causan óxido se adhieran al sistema de escape. 

6. Conduce durante al menos 30 minutos

Una de las principales razones por las que los tubos de escape comienzan a oxidarse es por la humedad que queda atrapada dentro de ellos. Si solo conduces tu auto por una distancia corta, el tubo de escape nunca se calentará lo suficiente como para evaporar por completo la humedad dentro de él.  

Si conduces tu auto por más tiempo, el tubo se calentará más, lo que le das una mejor oportunidad de eliminar la humedad.

Si deseas más información sobre nuestros sedanes, hatchbacks, SUVs  o cualquiera de nuestros vehículos nuevos o usados, comunícate con nosotros y te responderemos a la brevedad.

¿Qué te parecio este artículo?

Click para calificar

Promedio de calificación 0 / 5. Calificaciones totales 0

¡Hasta ahora no hay votos! Sea el primero en calificar esta publicación.